Financiando la creatividad con fundraising creativo

En este blog, el consultor de =mc The Management Centre, David Burgess, comparte sus pensamientos acerca de la importancia de la creatividad en la recaudación de fondos.

["A veces he creído en hasta seis cosas imposibles antes del desayuno" - Alicia en el país de las maravillas] (Imagen: Alicia en el País de las Maravillas, Opera Holland Park, 2015)
[“A veces he creído en hasta seis cosas imposibles antes del desayuno” – Alicia en el país de las maravillas] (Imagen: Alicia en el País de las Maravillas, Opera Holland Park, 2015)
Junto con Philly Graham (Consultor de =mc) acabamos de regresar de cuatro días inspiradores, impartiendo el curso “Powys Arts Fundraising School” para recaudadores de fondos de 20 organizaciones artísticas a lo largo de todo Gales Central. Resulta interesante que, al comienzo de la semana, la mayoría de ellos no se definirían a sí mismos como recaudadores de fondos: como muchas de las personas en el sector del arte y la cultura, llevan adelante una enorme cantidad de funciones y la recaudación de fondos es sólo una parte de su descripción laboral.

En mi opinión, uno de los aspectos más fascinantes de estos cursos es escuchar a la gente creativa hablar sobre sus planes artísticos. A lo largo de estos cuatro días, escuché historias acerca de grupos circenses actuando sobre trampolines que flotan sobre estuarios. Observé a un grupo crear un esbozo de proyecto convincente para una producción de Hamlet inspirada en la samba en menos de 3 minutos, que se desató por un comentario al pasar. Me pareció fascinante descubrir cómo las organizaciones están encontrando maneras de usar los últimos avances tecnológicos para que su trabajo esté disponible para más personas.

También he visto cuán creativos podemos ser cuando reflexionamos sobre cómo abordar determinados problemas, en especial cuando trabajamos juntos. Durante la cena, escuché en silencio cómo los directores de dos organizaciones, al darse cuenta de que se podían ayudar para superar un problema en común, trabajaron para superar cada obstáculo que surgió.

Por este motivo algo me ha estado molestando mucho recientemente. ¿Por qué la capacidad de pensar de manera creativa y emprendedora suele abandonarnos cuando se trata de recaudar fondos? ¿Por qué dejamos de poder pensar en torno a los desafíos y en lugar de ello, los vemos como muros impenetrables que no podemos atravesar? ¿Por qué nuestro pensamiento creativo se adormece cuando se trata de pensar acerca del lado financiero de nuestro trabajo, en lugar de tan solo el lado artístico?

¿Se debe a que tenemos miedo de probar algo distinto? ¿Es porque creemos que el campo de la recaudación de fondos no es el ámbito para ser creativos? ¿Es que no tenemos el tiempo o los recursos para dedicarnos a pensar con creatividad? ¿Es que no hacemos participar a otros miembros creativos de nuestros equipos al momento de planificar? ¿Es que simplemente nos volvemos haraganes? ¿Se trata de una combinación de todos estos factores? Seré el primero en confesar que he sido culpable de esto más de una vez.

Mientras escribo, mis pensamientos me carcomen por las veces que dejé que los desafíos percibidos y las barreras me detuvieran de intentar algo nuevo. Y aunque es muy importante escuchar tus instintos, también son muchas las ventajas de pensar estratégicamente acerca de los posibles desafíos y encontrar maneras creativas de superarlos.

No sé por qué nos afecta este “bloqueo de los recaudadores de fondos”.

Lo que sí sé es que pensar de modo creativo puede ayudarnos a ver el desafío imposible como una nueva y excitante oportunidad. Pensar de modo creativo nos puede ayudar a ser más conscientes de nuestra necesidad de recaudar fondos: el primer paso en el camino de captación de donantes. Además, nos puede ayudar a encontrar maneras interesantes de comprometer donantes, al hacer coincidir sus necesidades y motivaciones con nuestra organización. Pensar de modo creativo nos puede ayudar a encontrar esa manera simple pero efectiva de mostrar a nuestros donantes cuán especiales son y cuánto nos importan.

Con esto no quiero decir que no estén sucediendo cosas creativas. SOFII (Showcase of Fundraising Innovation and Inspiration) suele compartir historias de ideas creativas que han cambiado la cara de la recaudación de fondos. Incluso celebran un evento anual denominado “I Wish I’d Thought of That” (Ojalá se me hubiese ocurrido a mí). Uno de mis ejemplos que surgió de allí fue este ejemplo de la Cruz Roja portuguesa.

Tal vez necesitemos un evento similar para las artes… Si lo tuviésemos, ¿qué ejemplos proporcionarías? (No es una pregunta retórica, envíame un mensaje con tus ejemplos favoritos usando los detalles a continuación).

Mientras empacamos al cierre del Powys Arts Fundraising School, al repasar la lista de objetivos que pedimos al grupo que escribiera el primer día, hay una nota que me llamó la atención:

"Reconectarme con mi fundraiser creativo"
“Reconectarme con mi interior creativo de fundraiser”

Realmente espero que hayamos ayudado a esta persona a lograr este objetivo hacia el final del curso. Espero que los hayamos inspirado a adoptar el mantra de encontrar soluciones creativas a cada desafío que surja, porque estos desafíos no van a volverse más sencillos con el tiempo. Porque estoy convencido de que, a medida que se siga incrementando la necesidad de diversificar nuestros fondos, invariablemente los pensadores creativos son los que van a prosperar.

O, como puede (o no) haber dicho Darwin:

“No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios”. Charles Darwin, 1809

¿Estás interesado en publicitar en el Club de Fundraising?

Contactanos, para que tu producto o servicio aparezca en la comunidad más importante de fundraisers de habla hispana. Contactanos registrandote aquí, o por email a hola@clubdefundraising.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *