Cómo irse del trabajo a las 5, y no morir… de culpa.

traffic-26524_960_720

-¿Dónde trabajas?

-En Bambú Fundraising.

-¿Y qué horario cumples?

-De 9 a 5, aunque a veces me quedo hasta las 7… Y a veces tengo un evento, así que sigo hasta las 10… Y muchas veces voy antes, porque me quedó algo pendiente…

-¿Y viajas?

-Pues claro, pero siempre con bajo presupuesto, en bus, y durmiendo en unos lugares, que mejor ni te cuento.

-¡Pero dime al menos que no te conectas al trabajo también cuando llegas a tu casa!

 

Sucede en todos lados, pero en el caso de las ONG, pesa la culpa. Con la excusa de estar ayudando a los demás, nos exigen –nos exigimos- hasta lo imposible.

Pero tú tienes una vida, una familia, y necesitas respetarte. Si crees que es hora de poner freno a la culpa, toma nota de estos consejos inspirados en una nota de La Nación, para trabajar cuando debes, y ser eficiente.

1. Haz primero lo importante

¿Chequear e-mails? ¿Programar la agenda? No. Eso puede hacerse a media mañana.

Es importante empezar el día a la oficina definiendo los temas prioritarios. Si tu objetivo de hoy es hacer un presupuesto para mandar antes de las 5, empieza con eso. Lo demás puede esperar. La palabra clave es “planificación”.

2. Acota las reuniones

Nuevamente… la planificación. Las reuniones deben tener siempre un orden del día y un cronograma. Si tú organizas una, muéstrales el orden del día a quienes asistirán. Si tú asistes, pídele a quien la organiza el orden de día, la hora de inicio y la de término. Y hazlos respetar.

Si puedes, no agendes reuniones después de las 4, y haz que no duren más de media hora. Y bloquea los últimos veinte minutos de tu día para ultimar detalles y hacer una transición antes de partir.

3. Sé coherente

¿Lo realmente importante es tu familia? ¿Tu gato? ¿Tu torneo de golf? Demuéstratelo y dedícale a tu pasión el tiempo que se merece. De otro modo, podría ser que tu pasión verdadera fuera… tu trabajo.

Y si te cuesta irte a horario, planifica una actividad a la que no puedas faltar: busca a tus hijos por la escuela, organiza un partido de fútbol con amigos…

No es fácil, claro, pero inténtalo. Y ten en cuenta que siempre, siempre quedará algo más por hacer, de modo que eres tú quien debe poner un punto y decir: “Terminé por hoy, me voy a casa”.

¿Estás interesado en publicitar en el Club de Fundraising?

Contactanos, para que tu producto o servicio aparezca en la comunidad más importante de fundraisers de habla hispana. Contactanos registrandote aquí, o por email a hola@clubdefundraising.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *