¿Y si contamos más historias? Notas del Taller de Storytelling.

(NOTA tomada del Blog Insolitas, por Verónica Cheble)

Javier Siedlecki, co-fundador de Yotecuento, estuvo con nosotr@s el pasado 28 de abril para hablar sobre las historias y el arte de contarlas: Storytelling.

Todo empieza, como en una buena historia desde el principio. Javier nos recuerda que las historias son inherentes a las personas, que ser una persona es tener una historia que contar. Entonces, si estamos rodeados de historias y somos nuestras propias historias, ¿por qué nos resulta tan difícil transmitirlas y contarlas, y más aún, que nuestro mensaje llegue a un público amplio?

Necesitamos convencer, inspirar, entretener, atraer y también, por qué no, en el caso de las organizaciones, conseguir fondos.

Las organizaciones tienen innumerables historias para contar: de los proyectos, de los beneficiarios, de la organización en sí misma, de los voluntarios, etc. Tienen además un factor clave, la propia misión, de ella pueden desprenderse múltiples historias que cuenten su razón de ser, contar lo buenos que son involucrando siempre al “otro”, sin el cual es imposible hacer lo que hace.

En todo este proceso no hay que olvidar que no hay nada más 2.0, que las historias que se reproducen por sí mismas. Si hay una buena historia se puede contar en cualquier medio: en persona, en un spot, en una entrada de blog… Se adapta la historia al canal, pero en todos tendremos algo que contar. A las buenas historias casi no hace falta buscarles un canal de difusión: ellas mismas se convierten en vehículo. Una buena historia es aquella que conecta con el público, al que le transmite un mensaje empático y convincente, simple y replicable, con una idea detrás. ¡Usemos las historias para comunicar!

“Sabemos que la gente olvidará lo que hiciste, lo que les dijiste, pero no lo que les hiciste sentir.” “Porque lo que queda de la historia es cómo te hizo sentir… la emoción.”

Como nos decía Javier al principio, contamos todo el tiempo historias, lo hacemos desde niños y es lo que define nuestra forma de comunicar. Debemos entonces, trasladar esto al ámbito profesional. Será un elemento de éxito, ya que hay estudios que señalan que la parte del cerebro que se activa al escuchar datos es la del lenguaje, mientras que aquella que lo hace al escuchar una historia es la de la empatía.

Storytelling con Javier de Yotecuento

Javier nos explica qué deberíamos tener en cuenta si nos proponemos contar una historia:

  1. Tenemos que entender al espectador. Un narrador tiene a su público delante, permanentemente, lo va mirando, lo conoce, lo tiene en cuenta siempre y en todo momento. La relación entre el narrador y la audiencia es dinámica y viva.
  2. Tenemos que enamorarnos de la historia. En el caso de las organizaciones, enamorarnos de lo que hacemos, del valor, del impacto y de la misión.
  3. Debemos sentirla de manera conmovedora.
  4. Saber qué queremos transmitir: mensaje, emoción, personajes, conflicto, superación, todo ello  teniendo en cuenta la estructura del cuento tradicional: principio, nudo, y desenlace.
  5. La historia tiene que ser capaz de conectar, de generar emoción y empatía.
  6. En la resolución del conflicto se puede involucrar al otro, el donante, el voluntario, ellos serán el arquetipo de “héroe”.
  7. Hay que introducir bien a los personajes,los personajes, debemos empatizar con ellos, nos deben interesar, es el elemento de enganche principal.
  8. La historia ha de tener conflictos, sin ellos no hay historia… no hay nada… No olvidar que al contar una historia lo importante no es el final del trayecto sino el camino, los personajes, el conflicto, el cómo, la resolución.
  9. Por último, si estamos convencidos, ¡entusiasmaremos al público!

Destacamos entonces, que los elementos claves de la historia son el conflicto y necesidad de resolverlo, la solución, el proceso. En el caso de las organizaciones, la misión, los trabajadores, los proyectos, los beneficiarios son generadores constantes de historias. En el “conflicto” es dónde el donante, voluntario, colaborador, puede tener un papel de actor principal, ser partícipe clave de la historia. Su acción contribuye claramente a  resolver el conflicto o el problema social.

Javier cree que las ONG que cuentan historias que generan tristeza, provocan una emociones negativas que no llevan a la acción. Aquí, encontramos otro punto clave, las historias tienen que contar el problema, pero también transmitir la esperanza de cambio, generar acción y ganas de ser partícipes de la solución del conflicto. El mensaje debería ser: ¡SÍ, se puede salir del problema! Y en ello tú tienes un papel, tu ayuda es fundamental, tanto si eres donante, como voluntario.

En definitiva, necesitamos contar historias que generan empatía, emoción y conexión, que nos acerquen y unan, porque detrás de las historias siempre hay personas…

¿Y si empezamos a contarnos más historias?

Surge entonces la pregunta ¿es necesario hacer cursos para volver a conectar con nosotros mismos? Todo esto ¿es un síntoma de que nos hemos alejado de lo que tenemos más cerca, de nuestras historias? Si es así, la buena noticia, es que estamos intentando re-conectar con nuestras historias y con nosotros mismos para luego poder transmitir o exteriorizar el mensaje o la acción. Iniciativas como Yotecuento pueden ayudarnos a personas y organizaciones a comunicarnos mejor a través de historias.

Muchas gracias a Javier y Yotecuento por haber compartido este interesante encuentro con todas las personas que nos acompañaron esa tarde.

¿Estás interesado en publicitar en el Club de Fundraising?

Contactanos, para que tu producto o servicio aparezca en la comunidad más importante de fundraisers de habla hispana. Contactanos registrandote aquí, o por email a hola@clubdefundraising.com.

Un comentario en “¿Y si contamos más historias? Notas del Taller de Storytelling.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *